base
Los Patrulleros del Sexo
 
 

Los patrulleros del sexo

                                                                       

 

 

El sexo es el mayor venero de felicidad y la más grande ensaladera de conflictos éticos. Es una partecita de nuestra fisiología donde han existido la mayor cantidad de ordenanzas morales y de comisarios de las mismas, en su mayoría autonombrados. La razón para ello es que el sexo es una fuerza natural muy comprometida con la convivencia, por lo que resulta cada vez mayor la exigencia de normas que lo regulen, aunque terminen siendo tan inútiles como reglamentar la dirección del viento. La clave para que funcionen, sin embargo, es que dichos preceptos deben ser coherentes entre sí, y orientados a satisfacer el bienestar colectivo más que las creencias o tendencias particulares, religiosas o de cualquier índole. Con respecto a esto, en su discurso sobre Nuestra Ética Sexual, publicado hace más de setenta años, Bertrand Russell, frente a quienes decían que “un código es bueno aunque sea difícil de cumplir”, respondía que “un código es bueno o malo según fomente o no la felicidad humana”.

 

Para ajustarse al concepto, más saludable socialmente, del Conde filósofo, matemático y Premio Nóbel de literatura inglés, es primordial la coherencia en las normas. Por ejemplo, no se debe condenar el aborto por un lado y vedar la educación sexual por otro. Esta ha sido, aparentemente, la actitud de algunos patrulleros del sexo. En septiembre de 2006, por ejemplo, un político se opuso con energía a las reformas que impulsaban la obligatoriedad de impartir la educación sexual en los colegios, y luego una candidata de su mismo partido se opuso firmemente al aborto y a la anticoncepción de emergencia, incluso cuando es consecuencia del atropello.

 

Tampoco es coherente, ni justo, ni moral, imponer reglas sin ofrecer soluciones. Una sociedad como la nuestra, con millares de niñas y niños  sobreviviendo en las calles, a quienes se les niega la educación y la protección más elementales, no se les puede privar de la anticoncepción o de la posibilidad de interrumpir un embarazo victimario si no se les ha ofrecido las más ínfimas alternativas para sobrellevar la vida, peor la maternidad; tampoco se les puede mezquinar la educación sexual a niños y niñas que a través de la migración forzada se les privó de la orientación y los cuidados que proporciona la familia.

 

En tercer lugar, es necesario evitar esa costumbre tosca de imponer, como sea, puntos de vista o maneras de actuar. El mayor riesgo de esto es que se puede rebasar el ámbito individual para convertirse en una represión colectiva sobre las elecciones ajenas, cuyos resultados son por demás conocidos. El deseo de liberar el espíritu de la servidumbre de la carne, por ejemplo, debería ser una decisión personal, igual que la de optar por el sensualismo. En ambos casos se atenta contra los demás cuando se rebasan los límites de la propia decisión.

 

Finalmente, hay que evitar controversias farragosas, enredosas, aburridas, e inútiles, como aquella de que si es abortivo el levonorgestrel. Antes de buscar un acuerdo sobre eso, ya sea desde el punto de vista médico (que está difícil) o del filosófico (que es imposible), deben discutirse sus ventajas sobre el abortamiento precario y sobre la maternidad indigente.

 

Siendo el padre de dos niñas que deseo abrigar, me declaro (¡no faltaba mas!) partidario de la educación sexual en todos sus niveles hasta la maestría, del compromiso consigo mismas, de la concepción voluntaria y programada, de la protección contra los contagios, y de ser necesario, también de la píldora del día después. Si eso es lo que pretendo, es coherente que también lo recomiende.

base

base
El experto en futuro
SE ANALIZAN LEYES DE LA TERMODINÁMICA...Más
La Constitución de 1787
La fundación de los Estados Unidos e Norteamérica...Más
EL CONTROL DE LA IRA
Se comenta los crímenes de Sandy Hook...Más
La Mutilación del Asombro
Se analiza el modo como la repetición altera la percepción d elas cosas...Más
Guerra y Fenomenología
Comentario sobre libro de Azzellini...Más
La margarita sin memoria
Homenaje a Hortensia de Barrezueta...Más
Benedetti y en Amor
Compara la fisiología de la pasión con la poesía exacta de Benedetti...Más
Los Patrulleros del Sexo
Se exponen las incoherencias de quienes pretenden legislar sobre las preferencias sexuales de los demás ...Más
Los Milagros del Vino
Se analizan los descubrimientos relacionados con el vino y la longevidad...Más
base